martes, 28 de marzo de 2017

Sexto

 Porque aunque ya no estés, siento tu corazón latir junto al mío. Te quiero.

Un día soleado, con cielo despejado, el canto de los pajaritos, las flores en todo su esplendor, la gente ha despertado después de una intensa velada en donde los problemas y el estrés de la semana de manera momentánea parecen  haber desaparecido, pero solo por el momento, la realidad es imposible de ocultar. Pero así se ha desarrollado la mayor parte de la sociedad, buscando sitios que nos permitan evadir esa realidad por un momento y de esa manera pensar que realmente somos libres y sin darnos cuenta nos vamos esclavizando a esos placeres que después tendrán un costo alto.
El no controlar nuestros gastos nos puede llevar a una situación desesperada por tener liquidez para afrontar nuestras obligaciones. Cierto es muy gratificante para unos y para otros les da cierto estatus el tener tarjetas de crédito y no es malo cuando el ingreso supera por mucho la capacidad de pago del crédito utilizado, el problema se presenta cuando esa capacidad se ve rebasada. El gastar más del ingreso que se tiene tarde o temprano acabara por minar nuestra independencia económica, que ya de por sí está muy golpeada.
El anuncio de un incremento en la tasa de interés de referencia de la FED en Estados Unidos enciende focos rojos para nuestra economía porque de manera inevitable se tendrá que modificar aquí también la tasa de interés, pero hay una enorme asimetría entre estas dos economías y los impactos serán por lo consiguiente muy diferentes. Bien sabemos que cuando suben las tasas de interés, el dinero se torna más caro y si lo que necesitamos es que la economía crezca y de acuerdo a un razonamiento Keynesiano, por medio de una política económica monetaria donde las tasas de interés sean atractivas (bajas) para incentivar la inversión productiva y por consiguiente la generación de empleos.
Pero no todo está perdido tenemos un gran amor por nuestro país y por él debemos prepararnos, involucrarnos, actuar para lograr ese cambio que la gran mayoría necesita y que estoy seguro dará una mejor perspectiva al futuro.  En esto los jóvenes juegan un papel importante, como arquitectos de una sociedad más justa y no olvidando las luchas que muchos de nuestros antepasado llevaron a cabo para lograr de esta nación un lugar donde se pueda vivir en libertad y respetando a todo los demás. Dijo alguna vez el Expresidente de Uruguay  José Mujica, “pobre nos es que no tiene sino el que quiere más y más y más”
Los invito a reflexionar y a proponer acciones que puedan ayudarnos a mejorar esta sociedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario